Las 6 de la Alimentación: La Seguridad en la cadena de suministro

Abr 9, 2024Noticias

Las 6 de la Alimentación: La Seguridad en la cadena de suministro

 

En un mundo donde la confianza en la seguridad de los alimentos es fundamental, las 6S representan un compromiso firme entre las 4 hélices de la sociedad (instituciones, empresas, universidades y sociedad civil) en todas las etapas de la cadena de suministro, desde la producción hasta la mesa del consumidor. 

En el II Congreso de Etiquetado Inteligente abordamos esta temática desde diversas perspectivas, como la tecnológica, donde la brecha digital evidencia la necesidad y responsabilidad de formar e informar a los consumidores para que pueden emplear iniciativas como el etiquetado inteligente. 

 

¿Qué es la seguridad en la alimentación?

La seguridad alimentaria es un derecho fundamental para todos los consumidores. Implica garantizar que los alimentos y bebidas que llegan a nuestras mesas sean seguros para el consumo humano. También significa que éstos deben atravesar una serie de controles durante la cadena de producción que garanticen su inocuidad. 

Para ello, las prácticas agrícolas seguras son esenciales durante la fase de producción. Estrategias como ‘De la granja a la mesa’ impulsan unos sistemas alimentarios más justos, saludables y respetuosos con el medioambiente, pero también abogan por la permanencia de las medidas de control de calidad y seguridad en las instalaciones de procesamiento de alimentos para prevenir la contaminación y el deterioro de los productos.

Durante el transporte y almacenamiento, es crucial mantener las condiciones adecuadas de temperatura y humedad para prevenir la proliferación de bacterias y otros microorganismos dañinos. Los controles de calidad y seguridad deben mantenerse rigurosamente en cada paso del camino, desde la granja o el campo hasta el consumidor final.

 

Inocuidad y transparencia

La transparencia en el sector de la alimentación es fundamental para empoderar a los consumidores, permitiéndoles tomar decisiones informadas sobre su salud y bienestar. Es un derecho que posee el consumidor, que debe tener acceso a información clara y precisa sobre los alimentos que están comprando, incluidos los ingredientes utilizados, las fechas de vencimiento y cualquier riesgo potencial para la salud, como alérgenos o contaminantes.

Para garantizar este derecho, existen normativas y estándares sólidos. Las autoridades reguladoras y los organismos de control deben trabajar en estrecha colaboración con la industria alimentaria para establecer, empoderar y hacer cumplir las normas que protejan la salud y el bienestar de los consumidores.

En este sentido, la educación y la concienciación juegan un papel crucial en la promoción de la seguridad alimentaria. Los consumidores deben ser conscientes de los riesgos potenciales y saber cómo tomar decisiones informadas sobre los alimentos que compran y consumen, motivo por el cual la capacitación y la difusión de información sobre buenas prácticas de higiene y manipulación de alimentos son aspectos clave de este proceso.

En todo este proceso toma relevancia el etiquetado inteligente, que es un recurso interesante porque proporciona a los consumidores acceso rápido y claro a información detallada sobre los productos alimenticios y bebidas, fomentando la transparencia y la toma de decisiones informadas. Asimismo, esta información puede actualizarse en cualquier momento en función de los cambios que se produzcan en las normativas y estándares.

De este modo, la S de Seguridad nos ayuda a garantizar que los alimentos que llegan a nuestras mesas sean seguros, saludables y confiables en todo momento. Un paso hacia un futuro donde todos podamos disfrutar de alimentos seguros y nutritivos sin preocupaciones.